CONOCE EL BARRIO

Libres y combativas

El movimiento de las mujeres por su liberación ha sido siempre una expresión importante de la lucha de clases. Pero en los últimos años la explosión de movilizaciones contra la violencia machista sistémica ha subrayado, con más fuerza si cabe, que nuestra emancipación como mujeres y trabajadoras no se puede desvincular de la lucha contra el orden capitalista y sus leyes. La crisis económica y la pandemia han desenmascarado de forma cruel lo que verdaderamente significa este régimen social, político e ideológico para la inmensa mayoría de la población. Y lo ha hecho de una manera especialmente descarnada para los sectores sobre los que recaen los mayores abusos de la explotación y la dominación capitalista.

Programa de Libres y Combativas

  1. ¡Basta de violencia contra la mujer! ¡Ni una menos!
  • ¡Hay que acabar con esta justicia machista y patriarcal! Castigo ejemplar a quienes nos asesinan, violan o agreden física y psicológicamente. Despido y sanción a todos los policías, jueces y fiscales que con su actitud favorecen la impunidad de los agresores.
  • Depuración de todos los elementos machistas, homófobos y franquistas del aparato del Estado y sus instituciones.
  • Medios materiales y casas refugio para las mujeres maltratadas. Por un puesto de trabajo digno o subsidio de desempleo indefinido de 1.200 euros que garantice unos ingresos mínimos hasta encontrar un empleo, así como una vivienda digna para las víctimas y sus hijos e hijas.
  • Stop racismo. Derogación de la Ley de Extranjería y regularización de todas las personas migrantes. Reconocimiento de los derechos sociales, políticos y económicos de nuestras hermanas y hermanos migrantes. Abolición de los CIEs.
  1. Nuestro cuerpo, nuestra decisión.
  • Derecho al aborto libre, gratuito y seguro en la sanidad pública. Derecho a tratamientos de fertilidad públicos y gratuitos.
  • Derecho a una atención ginecológica digna y de calidad, con seguimientos periódicos de nuestra salud y tratamientos para detectar, prevenir y atender con la mayor rapidez el cáncer de mama, ovarios o útero, las ETS o cualquier otra enfermedad.
  • Servicios de planificación familiar públicos y de calidad en todos los institutos y facultades. Gratuidad y accesibilidad a métodos anticonceptivos en todos los centros de salud y farmacias.
  1. Contra el machismo y la LGTBIfobia
  • Fuera la Iglesia, la religión y el machismo de nuestras aulas. Por una asignatura de educación sexual, inclusiva y en libertad, obligatoria y evaluable, en todos los centros de estudio para educar en el respeto, la igualdad y la tolerancia.
  • Derogación de todos los reglamentos de régimen interno machistas y LGTBIfóbicos en los institutos. Nuestras aulas deben estar libres de todo tipo de humillación, acoso y opresión y se debe respetar la identidad, orientación y libertad sexual de todos los y las estudiantes. Basta ya de sancionar a las alumnas por nuestra forma de vestir. ¡Nuestra ropa y nuestro cuerpo no “provocan” nada!
  • En defensa de los derechos de las personas LGTBI. Apoyamos todas las medidas legales que supongan un avance en el reconocimiento de los derechos de las personas trans y el conjunto del colectivo, pero estas leyes deben ir acompañadas de recursos y políticas verdaderamente de izquierdas que combatan las causas de nuestra opresión.
  1. Nuestros cuerpos ni se compran ni se venden
  • Contra la prostitución, la pornografía, el tráfico de mujeres y los vientres de alquiler. Endurecimiento de las penas a los proxenetas, traficantes de personas y beneficiarios de la explotación sexual de seres humanos. Expropiación de todos sus bienes y fortunas para dedicarlos a la ayuda social a las víctimas de esta lacra. Expropiación y nacionalización de todos los bancos implicado en el blanqueo de capitales provenientes de la prostitución y la trata.
  • ¡Basta de criminalizar y acosar a las mujeres prostituidas! Retirada inmediata de las ordenanzas municipales que las persiguen y marginan. Hay que acabar con las mafias policiales que amparan y protegen este negocio.
  • Planes de ayudas, vivienda, empleo y apoyo psicológico para que todas las mujeres prostituidas puedan rehacer sus vidas en condiciones dignas.
  1. ¡A igual trabajo, igual salario! ¡Abajo las cadenas del trabajo doméstico!
  • Derogación de la reforma laboral. Salarios dignos para la mujer trabajadora. Sanciones ejemplares contra las empresas que se nieguen a contratarnos o nos despidan por estar embarazadas, por no cumplir con estándares estéticos, etc.
  • Castigo ejemplar al acoso laboral.
  • Derecho a 1 año de permiso por maternidad para ambos progenitores, con el 100% del salario.
  • Escuelas infantiles públicas y gratuitas en cada barrio y/o centro de trabajo que posibiliten compaginar empleo y maternidad. Derecho a reducciones de jornada sin reducción salarial indistintamente para ambos progenitores.
  • Servicio público de lavanderías, comedores, limpieza del hogar… digno y gratuito para acabar con la esclavitud de las tareas domésticas.
  • Incremento drástico de las ayudas públicas a la dependencia, y unas condiciones laborales y salariales dignas para las y los trabajadores del sector. Rescatar todos los servicios privatizados y colocarlos bajo control y gestión pública y de los propias trabajadoras y trabajadores.
  1. No somos objetos. ¡Mi cuerpo es mío y de nadie más!
  • Basta de convertir el cuerpo de la mujer en un objeto, y alimentar así las agresiones machistas. Retirada inmediata de cualquier tipo de publicidad sexista que utilice el cuerpo femenino como reclamo.
  • Abajo el canon de belleza que nos imponen las grandes multinacionales del textil, la cosmética, la dietética y la cirugía estética que alimenta prejuicios, traumas y enfermedades.
  • Aumento drástico de las unidades hospitalarias en la sanidad pública para el tratamiento y la atención de la bulimia y la anorexia.

Únete a nosotras en www.libresycombativas.net, escribiéndonos a somoslibresycombativas@gmail.com o contactando por redes sociales.